Tabla de contenidos

Editorial

JOS√Č E. FERN√ĀNDEZ MIRABAL, HUMBERTO RODR√ćGUEZ HIDALGO, SILVIO A. RIVERV MASS√ď
263 lecturas
PDF
V. V. GATZURA
76 lecturas
PDF
MART√ćN LANDA BACALLAO
227 lecturas
PDF
Enfermedad de WhippleSe liace una revisi√≥n el√≠nicopatol√≥- gica de la lipodistrofia intestinal o enfermedad de Whipple. 2. Se presenta un resumen de evoluci√≥n y tratamiento de un caso de enfermedad de Whipple que ha sido seguido durante 4 a√Īos y medio, despu√©s de hecho el diagn√≥stico por biopsia ganglionar. 3. Se hace resaltar la existencia de una tumoraci√≥n abdominal palpable debida a m√ļltiples y gruesas masas ganglionares retroperitoneales. 4. Se apunta el hecho (no f√°cilmente explicable) de una franca remisi√≥n cl√≠nica despu√©s de la laparatom√≠a exploradora, la cual se mantuvo por m√°s de un a√Īo, en ausencia de tratamiento con corticosteroides o antibi√≥ticos. 5. Se se√Īala el dram√°tico control de los s√≠ntomas de este enfermo en plena crisis de actividad, mediante el uso de estreptopenicilina, corticoides y dieta hipograsa (con suplemento de vitaminas liposolubles por v√≠a parenteral) . 6. Finalmente hacemos hincapi√© en la eficacia de la terap√©utica de mantenimiento con tetraciclina 1 Gm. diario (v√≠a oral) y ciclos peri√≥dicos de corticosteroides, que lia mantenido al paciente asi n toma tic o y en perfecto
R. C. M. EN E R O -F E B R E R O , 1970
87
estado nutricional, durante los √ļltimos 2 a√Īos y medio. 7. En resumen que aunque se trata de una enfermedad, relativamente poco frecuente, debemos pensar en ella en todo s√≠ndrome diarreico prolongado, con las caracter√≠sticas ya descritas. Esperamos que en un futuro pr√≥ximo, conforme avancen nuestros conocimientos gastroenterol√≥gicos, y espec√≠ficamente en lo relativo al s√≠ndrome de rnalab- sorci√≥n intestinal, podremos llegar a conclusiones definitivas respecto a esta afecci√≥n. Para ello es necesario que concentremos nuestro esfuerzo y recurso de investigaci√≥n a nivel de Unidades Gastro- enterol√≥gicas que funcionen en cada regi√≥n o provincia, donde los compa√Īeros gastroenter√≥logos puedan agotar el estudio de algunas digestivopat√≠as que como la que hoy nos ocupa mantiene innumerables interrogantes en lo que respecta a su etiopatogenia y orientaci√≥n terap√©utica correcta. S√≥lo el trabajo met√≥dico en colaboraci√≥n estrecha, aglutinado en estas Unidades de V√≠as Digestivas, elevar√° el nivel cient√≠fico de la gastroenterolog√≠a en Cuba, permitiendo que en un futuro tengamos nuestras propias estad√≠sticas y criterios bien definidos en relaci√≥n a muchos aspectos de la patolog√≠a digestiva que a√ļn permanecen oscuros o constituyen motivo de discusi√≥n por distintas escuelas. Tambi√©n se podr√°n as√≠ establecer pautas terap√©uticas a nivel nacional, respecto a determinadas digestivopat√≠as en que hasta ahora no existe un criterio establecido, y donde la conducta resulta en cierto modo an√°rquica e influida por un concepto puramente personal. En definitiva todo ello ¬†
servir√° para que podamos poner cada d√≠a m√°s en alto el prestigio de la gastroenterolog√≠a cubana y lo que es a√ļn m√°s importante, poder brindar una atenci√≥n m√°s calificada a nuestro pueblo.
GUILLERMO GARC√ćA VEGA
139 lecturas
PDF
Relaciones entre las lesiones Oftalmol√≥gicas y las lesiones vasculares perif√©ricas en los diab√©ticosEl aumento de la longevidad, debido a un mejor control de la diabetes ha dado lugar a que se puedan diagnosticar un mayor n√ļmero de complicaciones cardiovasculares en estos enfermos y especialmente en las arterias de los miembros inferiores. 2. Es necesario diferenciar la arteriesclerosis y la microangiopat√≠a. La arteriesclerosis en individuos no diab√©ticos no presenta diferencia histol√≥gica, pero su localizaci√≥n y progresi√≥n, s√≠ presentan particularidades en los diab√©ticos. Se observan las placas de ateromas que se localizan preferentemente de la popl√≠tea hacia abajo y lesiones m√°s difugas. 3. La lesi√≥n vascular m√°s caracter√≠stica de los diab√©ticos es la microangiopat√≠a, que afecta a arterias de calibre inferior a las arterias digitales, en las que hay proliferaci√≥n endotelial e infiltraci√≥n de la √≠ntima, en parte por lipoides y por una sustancia desconocida hasta el momento pero que se ti√Īe con el √°cido pery√≥dico de Schiff (PAS). 4. Se ignora el proceso patol√≥gico o factores metab√≥licos que facilitan el dep√≥sito de complejos mucopolisac√°ridos que se ven en las degeneraciones hialinas que forman los nodulos del glom√©rulo, el engrosamiento de
la membrana basal de los tubulis renales, el engrosamiento de las paredes del microaneurisma, los vasos d√©rmicos y que se infiltran en los islotes de Langerhans. 5. No existe seg√ļn las √ļltimas conclusiones una estricta correlaci√≥n entre el tiempo de evoluci√≥n cl√≠nico y la presencia e intensidad de la arterio- pat√≠a en general, por lo que puede deducirse su naturaleza aut√≥noma v no como una complicaci√≥n de la diabetes como se ha cre√≠do hasta ahora. 6. Existen lesiones y complicaciones oculares que se deben a las alteraciones antes dichas y que ocurren preferentemente en los capilares o en arterias de peque√Īo calibre y las venas correspondientes; tambi√©n se presentan otras alteraciones debido al desorden metab√≥lico de la glugosa. 7. La retinopat√≠a diab√©tica es inexorable. Var√≠a en el tiempo de aparici√≥n. En el 100% de 1 os casos expuestos ha estado presente en sus diferentes grados. El 40% present√≥ catarata, una mujer de 64 a√Īos de edad y un hombre de 23 a√Īos. En el 80% hubo disminuci√≥n de la agudeza visual. En el 20%, agujero macular y en el 60%, degeneraci√≥n macular. 8. Se confirmaron alteraciones vasculares perif√©ricas en el 100% de los pacientes diab√©ticos de nuestro trabajo y enfatizamos que se confirm√≥, repetimos, el 100% de retinopat√≠a diab√©tica. 9. Profil√°cticamente debemos realizar el diagn√≥stico temprano de esta enfermedad tan terrible, y mutilante, causante de la disminuci√≥n en la agureza visual y ceguera, as√≠ como de amputaciones que alcanzar proporciones desde un simple artejo a ambos miembros inferiores.

JOSEFA RODR√ćGUEZ V. RODR√ćGUEZ V., ROSA ESTHER MAYOR
25 lecturas
PDF

Artículos originales

Acromegalia: Estudio Estadístico de 25 CasosSe realiza un estudio de 25 historias clínicas de pacientes acromegálicos tomados del archivo del Instituto de Endocrinología y Enfermedades Metabólicas en el período comprendido entre 1965 y 1969. Se hace énfasis sobre los síntomas y signos más frecuenles de esta enfermedad, así como en los exámenes complementarios más demostrativos e importantes. Se comparan nuestros hallazgos con los informados en la literatura.
Del an√°lisis de este trabajo se pueden baeer las siguientes conclusiones: 1. La instalaci√≥n de la enfermedad es lenta, pasando inadvertida en ocasiones, durante muchos a√Īos. 2. La distribuci√≥n es similar en ambos sexos. 3. La cefalea es un s√≠ntoma predominante de la acromegalia. 4. Es importante la determinaci√≥n precoz de los trastornos visuales; principalmente la disminuci√≥n de la agudeza visual. 5. Los trastornos menstruales, alteraciones de la libido o impotencia son de observaci√≥n frecuente y pudieran expresar el crecimiento tumoral que comprime a las zonas vecinas. 6. Es obligada la presencia de crecimiento acral y de tejidos blandos en el diagn√≥stico de esta enfermedad: (100% de nuestros casos). 7. Los cambios en la piel del acromeg√°lico son frecuentes. 8. Debe tenerse presente la insuficiencia card√≠aca como una complicaci√≥n posible de la acromegalia, sobre todo en el anciano. 9. El estudio radiol√≥gico de cr√°neo, silla turca y huesos largos constituye el examen complementario fundamental en el diagn√≥stico de esta enfermedad 10. La comprobaci√≥n de la fosforemia posadministraci√≥n de insulina no fue de gran utilidad como √≠ndice de actividad en esta enfermedad.

BARTOLOM√Č ARCE HIDALGO, RIR√ČN PADR√ďN DUR√ĀN, OSCAR MATEO DE ACOSTA FDEZ
104 lecturas
PDF
REN√Č C√ĀRDENAS, ERNESTO DE LA TORRE, JOS√Č F. CORRAL, JUAN OLIVA, . MANUEL CARRAZANA
98 lecturas
PDF
Luis H. DE PRADO, MART√ćN RAFAEL SEOANE, TITO CELSI
41 lecturas
PDF

Reporte de casos

ORFILIO PEL√ĀEZ MOLINA
143 lecturas
PDF
EGON WERNER, JOS√Č SEVY COURT
99 lecturas
PDF